09-03-2018
Recordando la 125

En la noche de aquel 11 de Marzo de 2008; el entonces Ministro de Economía de la Nación Martín Losteau anunciaba por cadena nacional la entrada en vigencia de la Resolución 125; que establecía Retenciones Móviles para la soja –oleaginosa que había alcanzado un histórico precio cercano a los U$S 600 por Tonelada.

 

De esta manera, pasaban de las ya confiscatorias retenciones del 35 % a más de un 44% con el agravante que todo incremento a partir de este precio pasaba en un 95% a ser parte del Estado Nacional.

 

Ello llevó a la reacción en conjunto del campo argentino, que veía en esta medida un intento del Estado de quedarse con la renta agrícola. Ya el gobierno de Néstor Kichner primero y luego con el de Cristina Fernández las habían subido en forma paulatina hasta llevarla al 35 % que en sí mismo representaba un gravamen absolutamente desmedido, distorsivo y que afectaba las perspectivas del sector de aprovechar un buen momento de precio internacional para recomponer capital de trabajo y tecnificar la actividad.

 

El 12 de Marzo a la mañana; comenzaron a ingresar en forma incesante productores a la Sociedad Rural de Tucumán, donde se constituyó la primera Asamblea de productores de la provincia, indignados con la medida anunciada. Entre los numerosos asistentes, se encontraban socios de la entidad, miembros de otras entidades y productores sin representación alguna, a los que luego se los conocería en todo el país como “autoconvocados”.

 

Al mismo tiempo comenzaron los primeros cortes de rutas a lo largo del país, siendo uno de los primeros y sin duda el más emblemático el de la ruta 14, en el kilómetro 53 en Gualeguaychú provincia de Entre Río que fue capitaneado por el dirigente de Federación Agraria Alfredo De Angelis.

 

De la asamblea llevada a cabo en la SRT surgió una Mesa de Enlace local, al igual que en todas las provincias, y siguiendo los lineamientos de la Mesa de Enlace Nacional, que por primera vez lograba unir bajo un mismo objetivo a las cuatro entidades nacionales: Sociedad Rural Argentina; Confederaciones Rurales Argentinas, Federación Agraría y CONINAGRO. Durante los cuatro meses que duró el conflicto, numerosos fueron los intentos del Gobierno Nacional de romper la unión de la Mesa de Enlace, aunque los mismos fueron vanos, además las bases de los productores exigían la unión de la dirigencia agropecuaria.

 

Y así casi de inmediato comenzaron los cortes también en el NOA. Productores tucumanos cortaban la ruta 9 y la 157; salteños la ruta 9 entre Rosario de la Frontera y Metán y productores santiagueños conjuntamente con tucumanos la Ruta 34; con lo que se impedía en egreso de producciones e ingreso de cualquier tipo de carga. Con ello el anunciado y cumplido paro de comercialización que en una primera instancia fue de 48 horas se transformó en permanente.

 

Fueron largos cuatro meses de lucha, de reuniones, de gestiones ante los gobiernos provinciales, aún cuando siempre encontrábamos interlocutores absolutamente alineados con el Gobierno Nacional, y dispuestos a no dar el brazo a torcer.

 

Cada Cadena Nacional de la Presidente alteraba más los ánimos de los productores, y en lugar de hacer perder fuerza a los cortes; los alentaba a seguir en la lucha, la que ya se había transformado en el Gobierno versus el campo.

 

La Sociedad en su conjunto fue determinante sobre todo aquella ligada a regiones o provincias con un marcado sesgo productivo. Ello llevó a manifestaciones (cacerolazos) en distintos puntos del país, el más significativo fue en la Capital Federal que tomó el protagonismo por el ataque de seguidores del gobierno que arremetieron contra la sociedad que se manifestaba en forma pacífica y en protesta.

 

El Acto por el día de la Bandera en Rosario marcó una demostración de fuerza del campo que en millares se dio cita para exteriorizar su reclamo.

 

Llegó finalmente el turno de la política, y a pesar de sus primeras negativas a darle intervención al Congreso, terminaron mandando el proyecto de Ley de Retenciones Móviles al Congreso. Fue aprobado por apenas 7 votos en Diputados y cuando llegó el turno del Senado estaba muy dividido. Se especulaba voto a voto; y lo que parecía ser un apretado triunfo del Gobierno, al cambio del voto del Senador Rached de Santiago del Estero y el desempate final a cargo del Presidente del Senado Julio Cobos quién con su histórico voto “no positivo” terminó de definir la suerte de un intento del Gobierno de apropiarse de la renta del campo y doblegarlo a lo que siempre estuvo acostumbrado los 12 años de gobierno del matrimonio Kichner.

 

Luego sobrevino una serie de medidas en contra del campo: resoluciones; inspecciones; anulación de ROES de exportación; demora en la devolución del IVA, entre otras tantas medidas. Pero eso ya forma parte de la historia; lo que rescatamos desde nuestra Entidad es haber podido trabajar juntos, miembros de entidades, productores autoconvocados, empleados y obreros, todos juntos fuimos capaces de defender nuestro derecho y nuestra forma de ganarnos la vida, que no es otra que cultivando la tierra de nuestra patria.

Noticia Siguiente
Noticia Anterior